Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Efectivamente las bisagras son uno de los aspectos más importantes cuando de seguridad hablamos, ya que estas son encargadas del sostenimiento de las puertas con la finalidad de que las mismas queden ajustadas al marco y puedan llevar así su función principal de protección de instancias.
Sin embargo, las bisagras no solo desempeñan este papel, estas también pueden servirte para la protección integral, ya que mantienen a la puerta herméticamente ajustada al marco cuando se encuentran cerradas, es por ello que te recomendamos siempre echarles un vistazo para que puedas así mantenerlas en buen estado, entre las situaciones que debes observar cada vez que abres la puerta:
Cuando abres la puerta y esta comienza a emitir sonidos, todo esto se debe a que las bisagras se encuentran de forma extrema resecas.
Otro aspecto que debes considerar, es cuando la puerta presenta problemas para ser abiertas, esto se debe a que las bisagras están mal ajustadas y ocasionan desestabilización, es cuestión de que las revises de forma íntegra.
Es por ello, que hoy te hemos traído un artículo especialmente dedicado a las bisagras.
Cambiando bisagras, mejorando nuestra seguridad.
Lo primero que debes realizar es abrir la puerta para poder trabajar, te aconsejamos que busques la ayuda de alguien para el momento de retirar las bisagras, ya que esta persona te ayudará a sostener la puerta, lo aconsejable siempre es retirar las bisagras del marco, para poder así trabajar de forma más cómoda.
Procede con la ayuda de un destornillador de estría o bien de paleta a retirar las bisagras del marco, todo depende como sea el tornillo, si este presenta una forma de cruz en la cabeza debes emplear el destornillador de estría, en cambio si presenta una leve raya basta con la utilización del destornillador de paleta.
Ahora bien procede a retirar los tornillos de forma paciente, recuerda que con el paso del tiempo estos llegan de forma excesiva a ajustarse al marco junto a la bisagra producto del sedimento, si este es el caso, busca una manguera y un cepillo y procede a asear lo suficientemente bien el área con la finalidad de retirar toda clase de sedimentos.
Una vez hecho esto, seca, y continua retirando los tornillos, te aconsejamos comenzar por la bisagra de abajo, ya que en caso contrario, la misma puerta te hará fuerza y te dificultara el cambio.
Una vez retiradas las bisagras del marco, procede a acostar la puerta con el lado de la cerradura sobre la superficie, para esto vas a necesitar de la colaboración de una persona que te sostenga la puerta al otro extremo, si es necesario siéntate sobre la puerta (como si fueses a cabalgar) para que así procedas a retirar los tornillos y por consiguiente las bisagras, este trabajo se te puede complicar un poco pero recuerda siempre ajustar el destornillador sobre la cabeza del tornillo, y evitar dobleces que puedan acarrear desviaciones del mismo, además siempre te resultará más sencillo si retiras el tornillo de forma recta.
Ahora es momento de instalar las nuevas bisagras, para lo cual es necesario, que las instales en el marco primero, para poder así determinar si se adecuan a la puerta, ya que en caso contrario vas a requerir la adquisición de bisagras nuevas.
Ahora bien con la colaboración de tu ayudante, vas a colocar la puerta cercana al marco, y con mucho cuidado iras instalados las bisagras de forma conjunta, siguiendo este orden, ajustando las tres bisagras por sus tornillos inferiores, luego los intermedios hasta finalizar con el ajuste de los tornillos superiores, y con esto haz finalizado costo pero vale la pena.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies